charles de baudelaire

Recesión: El pintor de la vida moderna de Charles Baudelaire

Charles Baudelaire:

Charles Pierre Baudelaire nació y murió en París, (1821 – 1867), esto no es significativo ya que su padre adoptivo, pues era huérfano de padre, descontento con la vida liberal y libertina que llevaba Baudelaire, lo envió en un largo viaje a las Antillas entre 1841 y 1842 según algunas fuentes, podría haber llegado también a la India. De regreso en Francia, se instaló de nuevo en la capital. Empezó a frecuentar los círculos literarios y artísticos.

baudela
Retrato fotográfico de Charles Baudelaire

Charles Baudelaire destacó pronto como crítico de arte y a través de su crítica catapulto a la fama a diversos pintores como; Delacroix, pintor, entonces, todavía muy discutido en su tiempo. Además, fue pionero en el campo de la crítica musical y la literaria. Escribió varias obras sobre arte, la primera, en el salón de 1845, llamando la atención de sus contemporáneos, y otras que le seguirán, que acabaran otorgando el nombramiento de Baudelaire como el padre de la crítica moderna, catalogación que él rechazaría sistemáticamente, pero la obra que trataremos será; El pintor de la vida moderna.

Contexto social del autor y la obra:

La situación histórica que le tocó vivir al poeta francés, es una época de cambios, tanto, políticos, sociales, industriales, y en particular urbanísticos en la ciudad de París, pero Baudelaire no sólo nos relata estos cambios sino también nos describe uno nuevos conceptos emergentes en su tiempo, como la modernidad, el romanticismo, del dandismo, etc. Los cambios arquitectónicos de la ciudad de las luces fueron llevados a cabo por una política urbanística de Haussmann, quien abrió una serie de bulevares que recortan la ciudad en todas direcciones incrementando el tráfico. Calles anchas, rectilíneas, y recubiertas por macadán liso, ofrecían las mejores condiciones para la circulación de carros y caballos, generando un tráfico insospechado en la época. Cosa que hizo despertar las críticas de los amantes del goticismo. Más tarde fue destituido del puesto ya que dejó sin fondos las arcas de los municipios.

Políticamente nos encontramos una Francia gobernada por Napoleón III, y con un rechazo internacional, por las políticas expansionistas del gobierno francés, sobre todo la alemana ya que era considerada una potencia emergente que buscaba su identidad propia (romanticismo alemán). En muchos países llevó al rechazo todo lo que destilara un aire afrancesado, derribado de las invasiones francesas. Una característica del romanticismo es la mirada hacia unos motivos nacionales, territoriales que derivó en el paisajismo, entre otros movimientos, tanto artísticos como políticos y sociales.

baudelaire charles
Calles de París – Finales del siglo XIX

El progreso de la civilización industrial que llevará a potenciar las nuevas y desiguales, clases sociales, las luchas político-sociales entre adinerados burgueses en busca del poder y aristócratas degradados y sobre todo la modificación urbanística a que se vio sometida París, comportan la ruptura de los anteriores estatutos, arrastrando a la población a viviendas que Baudelaire clasifica como al borde del abismo.

El pintor de la vida moderna:

Escrito entre 1859-1860, fue diversas veces modificado por el autor, dividido y posteriormente publicado en tres entregas, en Le Figaro; durante 26, 29 de noviembre y 3 de diciembre de 1863.

Baudelaire mediante su obra nos recrea la situación histórica, social, urbanística y artística de un momento, de una ciudad, de la capital de Paris. Ilustrando este paseo por su amigo, Constantin Guys (1802-1892), ya que sus piezas son reproducidas y comentadas en varios capítulos de la obra. La importancia del texto de Baudelaire, es lo que nos cuenta de la realidad y los cambios sociales, políticos, urbanísticos, etc. De una época, que el propio autor vive in situ. Los capítulos destacados donde se entiende los cambios de la época y la visión del autor son:

Capítulo III, El artista, hombre de mundo, hombre de la muchedumbre y niño: donde el autor nos relata diferentes temas sobre el concepto del artista romántico como; el estado de inspiración de la nueva concepción del artista romántico y recrea un paralelismo con la inocencia del niño, “…el niño lo ve todo como novedad esta siempre embriagado. Nada más se asemeja alo que llamamos inspiración que la alegría que el niño absorbe la forma y el color…” (pág. 85).

También nos representa al artista romántico como un hombre viajero, un hombre de mundo, un ser independiente que crea y nos lo separa del artista hasta entonces entendido, al que el denomina de forma peyorativa especialista, “…hombre de mundo, es decir, hombre del mundo entero, que comprende el mundo y las razones misteriosa y legítimas de todas sus costumbres. El artista, es decir, especialista hombre atado a su paleta como el siervo a la gleba…” (pág. 83).

Capítulo IV, La modernidad: en este apartado, el artista nos cuenta que la modernidad es lo que busca “…el hombre de mundo”,”… de extraer de poética de lo histórico, de obtener lo eterno de lo transitorio…” (pág. 91). El autor nos compara diversas épocas y deja claro que, “…cada época tiene su mirada, su porte, su gesto…”, (pág. 93).

Para el autor la modernidad es un concepto de gran importancia ya que en la obra hace una clara reivindicación, rechazando la tradición y los patrones conservadores, pero no deja de admitir que cada época tiene su propia visión sobre lo moderno.

La modernidad en los tiempos de Baudelaire, es un termino incipiente que surge can gran fuerza en el París de la época, por este motivo la capital francesa desbancara a Roma, como capital universal del arte, entre otras cuestiones. Dada la crisis finisecular, la infravaloración de las tradiciones, etc. Que vive el autor y la obra, el modernismo se traduce como un oasis para la sociedad de este tiempo, pero sobre todo para el hombre creativo, el artista.

Capítulo IX, El dandi: aquí Baudelaire, nos describe un personaje de la sociedad de su tiempo, el dandi, pero exactamente no es un personaje exclusivo, sino un modo de vida, una filosofía vital; el dandismo, esta fue la insignia de la vida de Charles Baudelaire ya que su vida fue de un auténtico dandi “…es un institución vaga”…”es una institución al margen de las leyes, tiene leyes rigurosas a las que están estrictamente sometidos todos sus miembros, por fuertes que sean, por lo demás, la fogosidad y la independencia de su carácter…”, (pág. 113).

El dandi es lo que hoy posiblemente denominaríamos un “snop”, pero con grandes diferenciaciones ya que el dandi tienen un contenido filosófico detrás.

Capítulo X, La mujer. Capítulo XII, Las mujeres y las mujerzuelas: precisamente en estos capítulos se observa una clara misoginia por parte del autor, un aspecto de calado biográfico y no representativo de la época, “…sin duda la mujer es una luz, una mirada, una invitación a la felicidad, una palabra algunas veces, pero es sobre todo una armonía general, no solamente en su por y en el movimiento de sus miembros, sino también en las muselinas en las grasas”, (pág. 120). El cual fue mal interpretado por su madre ya que esta le agradeció el escrito a su hijo.

Otro ejemplo claro de la misoginia del autor es cuando dispone un capítulo de la obra al maquillaje: Capítulo XI, elogio al maquillaje, “…la mujer esta en pleno derecho, e incluso cumple una especie de deber al dedicarse a aparecer mágica y sobrenatural; es preciso que sorprenda, que encante; ídolo debe dorarse para ser adorada…”, (pág. 124).

En esta época los románticos fueron revolucionarios o reaccionarios. Baudelaire pertenece, sin duda a estos últimos. Sin embargo, es un poeta que abre caminos, que supo ver los cambios de su tiempo el tumulto de gente, el individuo perdido en una nueva gran ciudad, la nueva arquitectura urbanística, la modernidad, etc. Conceptos que el autor supo trasmitir a su sociedad y a sociedades posteriores, mediante El pintor de la vida moderna.

La modernidad para Baudelaire es considerada una renuncia a toda tradición, otorgándole a lo nuevo, lo transgresor un carácter más importante que la misma tradición. De esta manera el autor ara hincapié, en la reivindicación del arte nuevo y del presente. Según el autor lo bello tiene un carácter hilefórmico, es decir que tiene dos vertientes, “…lo eterno e invariable…”, “…un elemento relativo y circunstancial…” (pág. 91), que el hombre de mundo, el artista moderno tendrá que separar y posteriormente plasmar en su obra.

A través de Baudelaire podemos entender mejor nuestros orígenes y comprender los conceptos sobre el arte y la vida de su tiempo, conceptos que muchos de ellos, todavía siguen presentes en nuestros tiempos.

el pintor de la vida moderna baudelaire pdf
Ilustración de Constantin Guys – El palco, circa 1830

El dandi y dandismo:

El dandi es aquel que se deja arrastrar por el dandismo, una corriente de moda que proviene de la Inglaterra del siglo XIX, con una filosofía de vida muy determinada; el carpediem, es decir, vivir el momento, “…si hablo de amor a propósito del dandismo es porque el amor es la ocupación natural de los ociosos…”, (pág. 114). Según Baudelaire, “…El hombre rico, ocioso, aún hastiado, no tiene otra cosa que correr en pos de la felicidad…”, (pág. 113), pero no todo el mundo puede dedicarse a esta tarea llena de artificio ya que es un corriente elitista, donde los hombres dandi tienen que ser elegantes, bien aposentados, dominar la retórica y mantener una vida ociosa siempre vinculada a los placeres, el arte y los círculos ilustrados, reglas fundamentales para ser considerado un verdadero dandi.

Además es considerado creador de moda, lo que hoy entendemos por estilo o tendencias, y de conservar lo bello en su persona, ya que siempre deben estar de punta en blanco, “…esos seres no tienen otra cosa que conservar lo bello en su persona, de satisfacer sus pasiones, de sentir y pensar…”, “es una especie de culto así mismo…” (pág 114.), “…un dandi no puede jamás ser un hombre vulgar…”, (pág 115).

El autor también se refiere a esta corriente social como un significativo de transición política, “…el dandismo aparece sobre todo en épocas transitorias, en las que la democracia no es aún todopoderosa en la que la aristocracia sólo está parcialmente insegura y degradada…” (pág. 116).

En contraposición de aspecto artificioso, comedido y siempre elegante del dandi, Charles Baudelaire pone a la mujer por su naturalidad, por su carácter, según el autor, desinhibido, poco formal ya que la mujer se deja arrastrar por los sentimientos y necesidades más básicas.

Baudelaire define al dandi como, “… el último destello de heroísmo…”, (pág 116). El autor reivindica este concepto de creador de moda, de estilo, en una actitud de añoranza, “…los dandis se hacen entre nosotros más y más escasos, mientras que nuestros vecinos, en Inglaterra…dejan largo tiempo todavía un sitio a los herederos…”(pág. 117). Baudelaire es considerado un auténtico dandi.

Esta descripción de Baudelaire sobre el dandi y el dandismo nos ayuda a entender mejor su momento ya que nos evoca los ambientes, el pensamiento y las costumbres de una parte de la sociedad, en concreto de una corriente de pensamiento y de hecho, muy característica de este período.

Como ya se comenta anteriormente el dandi puede compararse con un snop de nuestro tiempo, pero con diferencias ya que el dandi tiene tras, su modo de actuar, de vivir, de vestir una filosofía concreta; es una reivindicación del romanticismo, basada en el artificio extremo y ofreciendo una alternativa a la modernidad mercantil de su tiempo y alejándose creando tendencias o modas.

La particular forma de vestir del dandi lo definía, actuaba de distintivo social incluso para reconocerse entre ellos y podías saber o intuir como pensaba esa persona, como hoy observamos diferentes tribus sociales que tienen una forma de vestir determinada y detrás una filosofía, ideología o visión del mundo: los góticos, hippies, nazis tanto de derechas como de izquierdas, ocupas, punks, etc.

Como relata el autor ser dandi es un indicativo de transición ya que en la segunda mitad del siglo XIX. Era considerada una época de decadencia, las tradiciones se olvidaban e incluso se rechazaban en nombre de la búsqueda de la innovación y lo moderno como único valor.

Si quieres conocer en profundidad el pintor de la vida moderna de Carles Baudelaire puedes adquirir el libro aquí:

Oferta
PINTOR DE LA VIDA MODERNA,EL Nº30
  • Baudelaire, Charles (Author)

MÁS SOBRE ESTÉTICA

VOLVER A LA PÁGINA DE INICIO

Los precios y la disponibilidad pueden ser distintos a los publicados. Última actualización el 2021-03-03 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados