winckelmann obras

Recesión: Reflexiones sobre la imitación de las obras griegas en la pintura y la escultura de Johann Joachim Winckelmann

¿Quién fue Johann Winckelmann?

Johann J. Winckelmann 1717-1768, Arqueólogo e historiador de arte, alemán. Considerado el pionero de la arqueología moderna y del gusto neoclásico, su cargo como bibliotecario y conservador de las colecciones de antigüedades griegas y romanas del Vaticano (Cardenal Albani), le permitieron profundizar en el conocimiento del arte grecorromano.

Admirador profundo del mundo griego, de su arte, de sus políticas de sus polis, de la concepción del cuerpo, etc. Influyó en artistas del arte neoclásico como Canova, David, o Mengs que coincidiría con él en Roma, entre otros artistas. Murió asesinado en 1768 por un cocinero de origen toscano. Joachim Winckelman entendía el arte de forma que para él, son sucesivos periodos ciclos históricos y de esta manera en su entendimiento, era hora de volver al mundo clásico.

reflexiones sobre la imitación del arte griego en la pintura y la escultura
Retrato de J.J.Winckelmann. Circa 1756, Raphael Mengs

Hubo diversos artistas y teóricos que se opusieron al discurso de Winckelmann, como el romano, Piranesi ya que este era partidario de proclamar el arte romano como el máximo de belleza y Winckelmann, proclamaba el arte griego.

Su concepto neoclásico barrio toda Europa, en su máxima expresión con la pintura de historia, pintura que alcanzaría su máximo auge con David, pero esta categoría decae, cuando el pintor muere.

Reflexiones sobre la imitación de las obras griegas en la pintura y la escultura

Fue publicado en 1755, de forma anónima. El texto alcanzó una enorme difusión, posteriormente Winckelmann, en tono irónico polemizó consigo mismo en la Elucidación de las reflexiones sobre la imitación de las obras griegas en la pintura y en la escultura, y la respuesta a la carta sobre estas reflexiones. Texto fundamental en la historia del neoclasicismo.

Podemos encontrar temas fundamentales en el pensamiento estético del clasicismo, como la necesidad de la imitación del arte griego y el beneficio de la propia imitación, “…creo que la imitación podrá enseñar a ser sagaces más rápidamente, porque aquí, en la primera de las obras se encuentra unificado aquello que está diseminado por toda la naturaleza, y enseña a medida que de la más bella naturaleza puede encumbrase sobre si misma…”, (Págs. 86, 87.).

En el texto de Winckelmann podemos entender que para el autor la base del arte, para ser arte de verdad, tiene que alcanzar la belleza ideal, y la forma de conseguirlo, la única según Winckelmann es; imitar e interpretar las obras del arte griego. El autor para justificar la imitación del arte griego se basa en la máxima ya clásica, promovida por Platón, Aristóteles entre otros, de la imitación de la naturaleza ya que los griegos lograron encarnar este idealen sus obras de arte.

Otro punto importante en la obra de Winckelmann es el concepto de simplicidad, una declaración en contra del arte barroco y a favor del neoclasicismo, creyendo así que para que una obra perdure para siempre tiene que ser simple en sus formas y armónica en sus proporciones.

El autor también reivindica constantemente en el texto, el poder y la importancia de la alegoría, es decir, trasmitir ideas o conceptos mediante los símbolos o las representaciones, para que de alguna forma el arte sea “educativo”, es decir, que trasmita a la sociedad los valores importantes, los valores verdaderos, creando así una moral eterna.

winckelmann historia del arte
El Belisario pidiendo limosna, Jacques-Louis David, 1781

Sería destacable el tiempo que emplea el autor para hablarnos del cuerpo masculino ideal, un tema que Winckelmann repite constantemente en la obra, con una continua exaltación de la belleza absoluta mediante las esculturas de los dioses y héroes griegos, nos habla de los ejercicios espartanos, del culto al cuerpo de los griegos y de la búsqueda de la perfección caporal de la sociedad clásica, un tema que parece fascinar y estimular al autor, “…gracias a estos ejercicios, los cuerpos adquirían el contorno grande y masculino que los maestros griegos daban a sus estatuas…”, “…los espartanos se tenían que mostrar desnudaos cada diez días ante los éforos…”, “…se evitaba así todo defecto corporal…”, (Pág. 80).

El contour

La búsqueda del contour, por parte del artista es esencial y Winckelmann expone diversas técnicas, ya utilizadas en época clásica, para facilitar la tarea al pintor o al escultor ya que según el autor; “quien ha querido evitar un contour famélico ha caído en la hinchazón; y quien quiere evitar esta cae en la escualidez…”, (Pág., 88), una de las técnicas descritas por el autor es la técnica del agua. Winckelmann dice que el único que se a acercado al countor de las obras griegas es el maestro Miguel Ángel, “…pero sólo en las figuras poderosas y musculosas en los cuerpos de la edad heroica; no en las figura suavemente juveniles, no en las féminas…”, (Págs. 88, 89.).

Winckelmann nos ofrece una reflexión sobre el papel que el mundo y la cultura clásica, juega en su tiempo, facilitando la comprensión del entorno contemporáneo del autor y de la modernidad en gestación.

winckelmann johann
Cupido y Psique, Antonio Canova, 1793

La mimesis

Según Winckelmann, los artistas que imitan, la mimesis, el arte griego no sólo, encuentran en sus obras maestras la más bella naturaleza, sino que las reproducciones clásicas son más que la propia naturaleza, es decir, que en las obras de arte helénico se encuentra, además de la belleza natural, proveniente de la imitación de la naturaleza, una belleza ideal que no se encuentra en la naturaleza, y que necesita del entendimiento para poder ser reconocida.

Los modernos deben imitar a los antiguos, porque fueron ellos quienes lograron elevarse por encima de la naturaleza y encarnar en sus obras de arte esa belleza del entendimiento, “…los conocedores e imitadores no sólo encuentran en sus obras maestra las más bella naturaleza, sino algo más que la naturaleza, a saber ciertas bellezas ideales…”, (Pág. 79.). El autor relata quelos griegos consiguieron superar a la naturaleza ya que contaban con unas condiciones, naturales, climáticas, culturales según el patrón de belleza y políticas, adecuadas para alcanzar el ideal de belleza.

Por lo tanto, podemos decir que los griegos, según Winckelmann, alcanzaron la belleza ideal porque la situación histórica, política, social y natural en la que vivían era propicia para que pudieran superar a la naturaleza que les rodeaba.

El autor también explica porque los modernos no pueden alcanzar el ideal helénico, ya que los griegos tenían un concepto de la desnudez más liberal y natural, “…los griegos alcanzaban estas imágenes aunque no las tomaran de los cuerpos bellos, a saber, que mediante la observación cotidiana de lo bello de la naturaleza, que nosotros, sin embargo, no se muestra todos los días y rara vez como el artista lo desea…”, (Pág. 86.).

Para Winckelmann la imitación es una buena formación ya que a través de ella el artista moderno aprenderá a concebir a pensar sobre lo bello y lo sublime, “…tal imitación enseñara a pensar y concebir con seguridad, en tanto que ve aquí definidas las más elevadas fronteras entre lo humanamente bello y al mismo tiempo, de lo divinamente bello…”, (Pág. 87). Y Wilckemann asegura el éxito del artista si se deja llevar por la imitación, “…si el artista toma pie en este fundamento, permitiendo que la regle griega conduzca sus manos y su sensibilidad, se encuentra entonces el camino que con seguridad le conducirá a la imitación de la naturaleza…”, (Pág., 87)

El autor crea una forma dualista o platónica del concepto de belleza, por un lado relaciona lo sublime con la belleza ideal, mientras que la belleza natural se relaciona con la gracia, estos dos aspectos se vuelven a unir en el concepto del entendimiento o la interpretación del artista moderno, fase que hace que de a lugar a una nueva creación, es decir, que Winckelmann rechazaba la copia ya que lo que el expone es la imitación mediante un proceso de entendimiento del mundo, la cultura y el arte griego, concibiendo una obra nueva y genuina.

El autor sentó las bases de la pintura y escultura neoclásica fundamentándose en el estudio y el conocimiento del mundo antiguo, lo que hoy llamamos arte neoclásico. Hoy en día en nuestra sociedad sincrética, ecléctica y globalizada buscamos la inspiración o la interpretación en cualquier cultura pasada que nos ayuden a entender mejor nuestro mundo y ir hacia delante, hacia el futuro ya sea la inspiración de la cultura helénica, la budista, la india, la musulmana, la azteca o la cristina, es decir, que la búsqueda y la interpretación del pasado nos ayuda a entender mejor nuestro presente y proyectarnos y construir un futuro.

Si quieres conocer en profundidad Reflexiones sobre la imitación de las obras griegas en la pintura y la escultura puedes adquirir el libro aquí:

MÁS SOBRE ESTÉTICA

VOLVER A LA PÁGINA DE INICIO

Los precios y la disponibilidad pueden ser distintos a los publicados. Última actualización el 2021-09-17 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados