conservacion de patrimonio

Recesión: El futuro del pasado de Alexander Stille

La obra de Stille pude ayudarnos a resolver preguntas sobre el patrimonio y expone, la importancia de la memoria histórica. El autor inicialmente se plantea unas preguntas, antes de iniciar el redactado de la obra:

¿Qué significa mantener una relación con el pasado? Y ¿Qué ocurre cuando esta relación se rompe en parte?

Las perdidas patrimoniales en nuestros tiempos son cuantiosas y significativas, pero como dice el autor, “…caracterizar a nuestra era como en donde todo son perdidas, significaría ignorar algunos avances más estimulantes de la humanidad…”, página 11. Supongo que el hecho de tener más conciencia de la importancia de la conservación del patrimonio histórico, sobre todo en el mundo occidental, nos hacer reflexionar más sobre este tema y el hecho de que se pierdan elementos patrimoniales tan importantes como el Latín – vivir con una lengua muerta, capítulo 8.-, la Esfinge –la Esfinge, real y virtual, capítulo 1- o el 80% de especies únicas del mundo de Madagascar –la protección de especies en Madagascar, capítulo 5.-, hace que se retuerza nuestra sensibilidad.

El autor apunta que la perdida de la memoria histórica no es una característica de nuestra era ya que en la revolución agrícola, se perdieron pequeñas comunidades de recolectores-cazadores. En este punto me permito discrepar con el autor ya que en la época neolítica, no existía el concepto de patrimonio o de memoria histórica, ni siquiera el concepto de historia. Aunque el hecho de que desaparecieran elementos importantes es indiscutible, no se puede reprochar nada a los habitantes de dicho periodo. En cambio en la actualidad si tenemos estos conceptos, así que, si es reprochable el hecho de perder la memoria histórica, en nuestros tiempos.

conservacion de patrimonio cultural
Galería de esculturas de los Museos Vaticanos

Alexandre Stille, durante la obra, comenta en diversos capítulos el daño y lo perjudicial de la polución y la tecnología para las antigüedades, pero la tecnología puede ayudar a conservar nuestro patrimonio, el mismo autor explica una anécdota de un viaje virtual, muy detallado, a la tumba de Nefertari. Esto haría posible que la tumba pudiese ser visitada por miles de personas y que esta no sufriera ningún daño. Aunque algún romántico diría que los viajes virtuales a las ruinas son fríos y que es más autentico personalizarse en el monumento y sentir el calor, el olor, verlo con tus propios ojos y no a través de ningún filtro informático, etc. ¿Diríamos que hemos viajado a Roma, Paris, Marrakech, Libia, las Vegas, viendo un simple vídeo de dichas ciudades?

En el primer capítulo – el más interesante a mi entender- Alexandre Still nos muestra la controvertida situación de un monumento tan importante como la Esfinge, del deterioro que sufre desgraciadamente la obra, ya sea por la polución, la erosión medio ambiental, el desgaste del tiempo, “…el viento y la humedad corren lenta e inexorablemente por el cuerpo su cuerpo, ayudados por la contaminación medio ambiental de la cercana El Cairo…”, página 24. Las visitas turísticas o los negocios que proliferan alrededor de la Esfinge y las grandes pirámides –los camelleros-, a todo esto se suma la desprotección de la monumental obra por parte del Gobierno Egipcio ya que imparten políticas, sobre su patrimonio, según la rentabilidad de estas dejando en un segundo plano la protección, las recomendaciones y las pautas de conservación de los expertos. Un ejemplo claro que expone el autor en la obra es la reapertura a los turistas de la tumba de Nefertari, “…el Gobierno Egipcio, en contra de las recomendaciones del Getty Intitute, había reabierto la tumba de Nefertari a los turistas. El porque de esta medida no ofrece dudas: se trata del monumento histórico más atractivo y lucrativo de Luxor, donde la visita de diez minutos cuesta unos treinta y cuatro dólares estadounidenses…”, página 13. En el caso de la Esfinge, esto se agrava ya que su condición de icono de la humanidad la convierte en un monumento sobre el que todo el mundo cree tener derecho a tener voz y voto.

También nos detalla la situación globalizadora en la que se haya Egipto, “…recuerdo en aquellos años la gente se agolpaban en frente a los escaparates de las tiendas que exhibían productos de importación, corbatas de seda italianas, o pequeños botes de Nescafé –me contó Lehner-. Ahora hay de todo…”, página 25. La población Egipcia, no sólo se a duplicado en los últimos veinticinco años, sino que se ha vuelto mucho más cosmopolita.

El tema que más desarrolla, Stille en el capítulo es; la Esfinge y las diversas pseudo religiones y teorías fantásticas que han surgido alrededor de la obra caliza, denominadas las corrientes del New Age, con sus respectivos profetas que se lucran de distribuir información falsa y teorías irreales con el único y principal objetivo de ganar dinero. Estas teorías están teniendo cada vez más fuerza debido a la fácil propagación que tienen a través de internet, y esto se traduce que las televisiones se interesen por estas corrientes de pensamiento y ofrezcan documentales llenos de mitología, con pinceladas de realidad, cosa que hace que los seguidores de estas creencias reafirmen así su fe, y se aseguren la captación de nuevos adeptos.

El modificar o cambiar el verdadero sentido de la Esfinge, su antigüedad, su significado, etc. Puede hacer tanto o más daño al monumento egipcio que la descamación debida por la acumulación de sal en la monumental estatua ya que distorsiona la realidad de la obra, de su origen, de su creación, retorciendo así la visión que se tiene sobre la Esfinge, por ese motivo, es fundamental una buena linea de actuación política direccionada a la conservación de sitios arqueológicos y monumentos históricos.

conservación de bienes culturales
Fotografía de principios del siglo XX de la Esfinge de Giza

Una de estas pseudo religiones, es la teoría de la Atlántida platónica, que según los seguidores de esta corriente, se encuentra en las profundidades subterráneas de la Esfinge o tras una puerta secreta, que encerraría las respuestas a la resolución de los misterios de Egipto o la constatación de la civilización Atlántica. Una teoría distribuida principalmente por el ingeniero alemán Gatenbrink, después de jugar a ser un arqueólogo aficionado.

Como ya se comenta anteriormente, estas teorías pueden dañar la realidad de la Esfinge y modificar la visión, la memoria histórica de la obra. Si se reafirmasen estas teorías pseudo científicas y permaneciesen por encima de la verdad de la Esfinge, sería un daño irreparable ya que las futuras generaciones estarían engañadas y desaparecería el vínculo de unión natural entre el presente y el patrimonio. Esta desafortunada situación nos evoca una cita del filosofo Sartre; “todo se puede cambiar, incluso el pasado.”.

El autor en la obra nos nuestra diversas formas de memoria histórica como en los capítulos 4 y 5 que hablan de la india y Madagascar y las “reliquias de nuestro pasado biológico”, que cabe preservar. Nos explica las políticas medio ambientales que afortunadamente hoy en día se le otorga el mismo trato a estos núcleos naturales, que a cualquier ruina antigua. La catalogación de parque natural –esta denominación es el equivalente a lo que sería un museo, pero en este caso un museo biológico y al aire libre- se otorga a las zonas naturales, inmaculadas, no alteradas por la mano del hombre. Esto representa, el carácter hilefórmico de nuestro tiempo, en relación con la imparable evolución industrial y tecnológica. En el caso de Madagascar, la cuarta isla más grande del mundo, es considerada por la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional –USAID-, “un proyecto de conservación patrimonial y medio ambiental prioritario ene le mundo”, página 152. Existe un parque natural llamado Ranomafana, una reserva tropical que se sitúa en el interior del país. Independientemente de las riquezas naturales de la isla, Madagascar es uno de los países más pobres del mundo. En los pueblos próximos a Ranomafana abundan la malaria, la disentería, la cólera el tifus e incluso la peste.

conservacion del patrimonio artistico
Miembro del ISIS destruyendo la ciudad de Hatra

Aquí existe un conflicto moral ya que mientras se destinan millones de dólares para la conservación de las riquezas naturales de Madagascar, la población autóctona se muere de enfermedades arcaicas. No es curioso, que en occidente presumamos de una sensibilidad exquisita a la hora de proteger la memoria histórica, en este caso la memoria biológica y destinemos miles de dólares en proyectos llevados a cabo por fascistas-ecologistas como Patricia Wright, que miran hacia otro lado cuando ven lo que sucede alrededor de “su reserva natural y sus lémures”, mientras los campesinos no tienen tierras para cultivar y sus familias mueren de hambre. Esto no significa que no apoye la conservación del patrimonio cultural y natural de Madagascar o cualquier otra parte del mundo, sino que las instituciones deben priorizar mejor los objetivos del desarrollo internacional y encontrar el equilibrio aristotélico entre la conservación de los bienes naturales y la protección de la vida en las personas –tarea, que supongo no debe ser fácil-.

Stille, en el capítulo 6, nos describe la experiencia vital y profesional de un arqueólogo italiano, Giancarlo Scoditti, hombre que ha dedicado la mayor parte de su vida al estudio y la documentación de la cultura de un poblado situado en la pequeña isla situada frente las costas de Pagua en Nueva Guinea. Scoditti estudió y recopiló las tradiciones, las costumbres, los rituales, los procesos artesanales, la poesía, etc. Ya que todo estaba destinado a desaparecer. Tal es la dedicación del antropólogo italiano –de Toruruwai, nombre que le otorgó, un hechicero, que significa el hombre que recuerda- que era considerado un miembro destacado en la comunidad africana, e incluso, pasados los años los habitantes más jóvenes de la isla le consultaban a él el significado de las canciones y rituales. La labor de Giancarlo Scoditti, tiene dos vertientes ya que la recopilación y documentación de las tradiciones y costumbres de las gentes de Kitawa era necesaria para evitar la eliminación de esta cultura, pero el hecho de que dichas costumbres estuvieran impresas en papel, significó la progresiva eliminación de la tradición de transmisión oral. Este hecho no es característico de una cultura africana marginal ya que en el transcurso del siglo XXI la mitad de las lenguas que se hablan en nuestro planeta desaparecerán, por el efecto homogenizador de la globalización, “…cada una de estas lenguas es representativa de una cultura y, en la mayoría de casos, de una cultura de tradición oral que morirá sin apenas dejar rastro…”, página 189.

Imágenes de archivo de la destrucción de los Budas de Bamiyán

La última parte del libro trata sobre la escritura y la labor de las bibliotecas en la transmisión del legado cultural en el mundo antiguo y el contemporáneo – la biblioteca de Alejandría o la biblioteca del Vaticano-. Y sobre los avances tecnológicos, en cuestión de almacenamiento de información y la poca longevidad de estos. Tratando el gran poder de almacenamiento de los dispositivos tecnológicos actuales que contra resta el deterioro de dichos dispositivos técnicos.

En el capítulo 9, el renacer de una biblioteca largo tiempo pérdida, el autor describe la biblioteca de Alejandría y la labor titánica de recopilación de un fondo bibliográfico universal, que incluyera todos los libros escritos y diferentes lenguas del mundo conocido. La expansión helénica dirigida por el general Alejandro Magno, se podría considerar la primera globalización del mundo, y un gran ejemplo es Alejandría, metrópolis sincrética, donde se hablaban diferentes lenguas y proliferaban diversas religiones, donde la palabra cosmopolita forma su mayor sentido. Esto derivo en la proliferación de diversas corrientes de pensamiento como los Cínicos – existen diversas historias que el mismo Alejandro Magno se reunió con el más representativo de este pensamiento, el filósofo Diógenes- los Epicúreos, los Escépticos y los Estoicos. Tras la muerte de Alejandro los generales macedónicos se repartieron el imperio y el general Tolomeo Soler, uno de los más apreciados por Magno, se quedó con las tierras Egipcias.

La gran biblioteca, también llamada Mouseiom, es decir, el templo de las musas fue inaugurada por Tolomeo I Soler, una vez consagrado como faraón, y el trabajo continuó sobre sus descendientes ya que estos apostaron por la intelectualidad para legitimar su gobierno. La dinastía Tolemaica gobernó durante más de trescientos años, hasta la muerte de Cleopatra.

Existen diversas teorías sobre las causas de la eliminación de la biblioteca de Alejandría desde que hubo un incendio parcial accidental, por parte de Cesar en el ataque a Alejandría para ayudar a Cleopatra en la guerra civil en el año 47 a.C. La invasión Romana cristina que eliminaron muchos de los papiros almacenados en los nichos de la biblioteca ya que iban en contra de los dogmas cristianos y finalmente la invasión musulmana que acabo con la Gran Biblioteca de Alejandría. Pero en el capítulo el autor no sólo relata los diferentes episodios históricos de la biblioteca sino que nos explica la historia de la ciudad y las diversas perdidas que ha sufrido este icono de la cultura occidental, “…Europa condujo a la ocupación británica entre 1882 y 1922, lo cual a su vez conllevó que durante la revolución del Nasser, muchos de los edificios y estatuas de la tradición Europea de Alejandría fueran destruidos…”, página 289.

Diversas organizaciones -entre ellas la UNESCO- y diversos países promovieron la reconstrucción de La Gran Biblioteca de Alejandría, ya que estas organizaciones tienen un área dedicada a la conservación y defensa del patrimonio cultural. Esta idea supuso la presentación de varios “peros” sobre la construcción de una nueva biblioteca en Alejandría.

El gobierno Egipcio deseoso de abrirse al mundo, “…la decisión de construir una biblioteca frente al mar con la fachada norte mirando hacia Europa, esparte de un espectro encaminado a abrir Egipto a las inversiones extranjeras…”, página 284, es reprimido por las fundamentalistas islámicos para asegurar su régimen que sustenta su poder en la fuerza militar. Otro aspecto es la potente y decapitadora censura del gobierno. El hecho de no saber son exactitud el lugar donde se encontraba el Mouseiom y que contenía exactamente suponen otra problemática a dicha construcción como también el hecho que nos situamos en la era de cambio del soporte impreso al soporte tecnológico. Pese a esto la biblioteca esta acabada, financiada el 50% por el gobierno egipcio y el resto por diversas donaciones internacionales. Es una espectacular y moderno edificio que es visitado diariamente por turistas.

La instrumentalización del icono de la biblioteca de Alejandría es puramente comercial por parte del gobierno y la motivación de la UNESCO es puramente romántica que finalmente por diversas triquiñuelas del gobierno se quedó en un segundo plano. El gasto que supone la construcción se triplicó desde que se colocó la primera piedra en 1988 y no se ha tenido en cuenta los restos de los templos Tolemaicos para la reconstrucción igual que se hiciera con El faro de Alejandría ya que se utilizaron sus cascotes para construir la todavía en pie fortaleza islámica de la ciudad. En definitiva un tira y afloja por parte de las instituciones que lo único que han conseguido es malgastar el dinero público egipcio, que a mi entender la biblioteca Alexadrina ha tenido un resultado deficiente ha ya que han conseguido crear un edificio simbólico y funcionalmente decapitado por la gestión del gobierno egipcio.

Las respuestas a las preguntas inicialmente efectuadas son más o menos claras tras acabar la lectura del texto de Stille:

¿Qué significa mantener una relación con el pasado?

Conocer el pasado puede ayudarnos a entender nuestro presente, conocer los errores para intentar que no se vuelvan a repetir aunque esto no lo asegure, un claro son los campos de concentración y Guantánamo-, y conocer las grandezas conseguidas por el hombre para ver el papel de las civilizaciones antiguas en la nuestra. Esto nos ayudará a proyectarnos hacia un nuevo y mejor futuro. En España existe un escuálido departamento dedicado a la conservación del patrimonio, pero es la sociedad civil la que lucha por la conservación de éste.

¿Qué ocurre cuando esta relación se rompe en parte?

Se crea un vació existencial de la humanidad, ¿Quienes somos?, ¿De donde venimos? Y ¿A dónde vamos? que podríamos extrapolar al periodo oscuro, de donde no se tiene casi información de lo que sucedió en esta etapa de la protohistoria que queda como un doloroso pellizco en la historia de la humanidad. Un pasado lleno de lagunas garantiza un presente y un futuro histórico incierto.

Si quieres conocer en profundidad El futuro del pasado de Alexander Stille puedes adquirir el libro aquí:

Oferta
El futuro del pasado (ATALAYA)
  • Stille, Alexander (Author)

MÁS SOBRE ESTÉTICA

VOLVER A LA PÁGINA DE INICIO

Los precios y la disponibilidad pueden ser distintos a los publicados. Última actualización el 2021-09-17 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados