jacson pollock

A propósito de Jackson Pollock

J. Pollock es uno de los más celebrados representantes del expresionismo abstracto, denominación que acoge una pluralidad de creadores que reivindicaron su propia singularidad. Dentro de la diferencia, les unió una iniciativa autoritaria y un anhelo catártico nacido de un desasosiego por una revelación perversa; la entelecheia de la pintura. El conflicto existencial llevó a muchos artistas a sumergirse en la búsqueda del origen pictórico, desvistiendo la pintura de cualquier atisbo mimético para hacer evidente su verdad.

cuadro pollock
Cecil Beaton para Vogue, marzo de 1951

La Escuela de New York se propuso darle caza al alcance basándose en multitud de argumentaciones abstractas y en 1947 nace de las manos de Pollock la denominada pintura de acción. El transgresor dripping de Pollock convierte el acto pictórico en un espacio de acción dónde el gesto, la experimentación, el acto creador y los heroicos furores toman fuerza generando una nueva conexión entre el creador y la marca, modificando la comunión física entre artista y creación. En este acercamiento se establece un insólito ritmo fundamentado en la espontaneidad, el azar y el automatismo, pero sin renunciar a lo autográfico ya que la disposición expresiva del inconsciente palpita en cada marca, es decir, el Yo dentro del cuadro.

Esta insistencia autoritaria nos presenta una pieza que habla más del genio kantiano que de la similitud de cualquier cosa bajo el sol. La línea no es un modo de distinguir la forma del mundo exterior, alejándose doblemente de la verdad platónica, sino que es el eco del principio vivificante del alma; la fértil endogamia entre entendimiento e imaginación, reflejada mediante la expresión artística del genio,  la facultad de invención…por lo que está cualificado para hacer nuevos descubrimientos… y obras de arte originales, revolucionando el gusto y alterando los usos de la mundanidad.

El trabazón trasformado en mezcla, llevada al extremo en el body-art de Bruce Nauman, donde utiliza su propio cuerpo como superficie pictórica, unificando la existencia conceptual y física de artista y obra en un mismo signo, como medio cierto de aletheia ya que la obra de arte desvela la verdad de lo ente, para el ser y desde el Ser que no llega, misteriosa, al desocultamiento.

Así la obra de arte se eleva teniendo un lugar privilegiado, un medio para presentar el Ser en el mundo. La obra de arte deja de ser la ventana de un mundo expirado y se maximiza como signo en la Tierra y genera Mundo a partir de las realidades heideggianas en la obra de arte: creador y creación como resultante de la arché. La acción creadora del ser como expresión de la propia vida. Pero Nauman no sólo unifica conceptos del arte sino que elimina la objetividad, presentándose como objeto efímero en el sujeto, prevaleciendo eterna la concepción del artista y practicando una crítica al materialismo, y a la institución artística mercantilista despojándola de su género.

La figura del creador se pone en cuestión ya que las acciones pictóricopreformativas crearon unas iconografías gestuales concretas que, supuestamente, son la irradiación rítmica entre la mano y las regiones del espíritu artístico.

Bibliografía:

MÁS SOBRE ÉPOCA CONTEMPORÁNEA

VOLVER A LA PÁGINA DE INICIO

Los precios y la disponibilidad pueden ser distintos a los publicados. Última actualización el 2021-03-09 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Etiquetas: